¿POR QUE LOS SACERDOTES NO SE CASAN?

A los católicos nos atacan los protestantes con la siguiente cita:

1 Timoteo 3:1  “Si alguien aspira al cargo de obispo, no hay duda de que ambiciona algo muy eminente. 2  Es necesario, pues, que el obispo sea irreprochable, casado una sola vez, casto, dueño de sí, de buenos modales, que acoja fácilmente en su casa y con capacidad para enseñar.”

          Versículo 8  “Los diáconos también han de ser respetables y de una sola palabra, moderados en el uso del vino; que no busquen dinero mal ganado y…”

         

Los obispos y los diáconos eran casados porque había dentro de la Iglesia la opción de casarse o no casarse y esa opción se presentó también en los apóstoles, por ejemplo, Pedro tenía suegra, Juan no era casado, ni Pablo, Juan el bautista tampoco, Cristo no se casó, entonces quiere decir que las sagradas Escrituras presentan las dos opciones. Dentro de la Iglesia Católica se respetan también esas dos opciones, por ejemplo, los diáconos permanentes que se casan y otros que no.

¿Dónde aparece en la biblia que Cristo le da una opción al cristiano de no casarse?

Mateo 19:9  “Yo les digo: el que se divorcia de su mujer, fuera del caso de unión ilegítima, y se casa con otra, comete adulterio. 10 Los discípulos le dijeron: Si ésa es la condición del hombre que tiene mujer, es mejor no casarse. 11 Jesús les contestó: No todos pueden captar lo que acaban de decir (esos son los protestantes), sino aquellos que han recibido este don. 12 Hay hombre que han nacido eunucos. Otros fueron mutilados por los hombres. Hay otros todavía que se hicieron tales por el Reino de los Cielos. ¡Entienda el que pueda!”

          En la cita anterior, comenzamos desde el versículo 9 porque termina de hablar del matrimonio como un don de Dios que nadie puede separar. También  el no casarse es un don de Dios y que tenemos que aprovechar. Ahí está la revelación de Jesús que está en boca de Nuestro Señor Jesucristo, es su doctrina.

Jesús propone una vida en matrimonio y otra en celibato.

Mateo 13:44  “El Reino de los Cielos es como un tesoro escondido en un campo. El hombre que lo descubre, lo vuelve a esconder; su alegría es tal, que va a vender todo lo que tiene y compra ese campo.” (Por eso el sacerdote no se casa, porque ha encontrado una perla de mayor valor, un amor más grande que el de una mujer y servirle al Señor.)

1 Corintios 7:1  “Ustedes me han escrito sobre varios puntos: es cosa buena que un hombre no toque mujer alguna. 2 Pero no ignoren la tiranía del sexo; por eso, que cada hombre tenga su esposa y cada mujer su marido. 3 El marido cumpla con sus deberes de esposo y lo mismo la esposa. 4 La esposa no dispone de su cuerpo, sino el marido. Igualmente el marido no dispone de su cuerpo sino la esposa. 5 No se nieguen ese derecho el uno al otro, a no ser que lo decidan juntos, y por cierto tiempo, con el fin de dedicarse más a la oración. Después vuelvan a estar juntos, no sea que caigan en las trampas de Satanás por no saberse dominar. 6 Lo que les digo es a modo de consejo, no estoy dando órdenes. 7 Me gustaría que todos fueran como yo; pero cada uno recibe de Dios su propia gracia, unos de una manera y otros de otra.

1 Corintios 7:32  “Yo quisiera verlos libres de preocupaciones. El que no se ha casado se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarle. 33 No así el que se ha casado, pues se preocupa de las cosas del mundo y de cómo agradar a su esposa, y está dividido. 34

 

De igual manera la mujer soltera y la virgen se preocupan del servicio del Señor y de ser santas en su cuerpo y en su espíritu. Mientras que la casada se preocupa de las cosas del mundo y de agradar a su esposo. 35 Al decirles esto no quiero ponerles trampas; se lo digo para su bien, con miras a una vida más noble en la que estén enteramente unidos al Señor…”

Mateo 19:27  “Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué recibiremos? 28 Jesús contestó: A ustedes que me han seguido, yo les digo: cuando todo comience nuevamente y el Hijo del Hombre se siente en su trono de gloria, ustedes también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. 29  Y todo el que haya dejado cosas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o propiedades por causa de mi Nombre, recibirá cien veces más y tendrá por herencia la vida eterna.”