EL ROSARIO

¿Vanas palabrerías?

Lucas 1:28  “Llegó el ángel hasta ella y le dijo: Alégrate (Dios te salve), llena de gracia, el Señor está contigo. 29 María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo.”

“Dios te salve” NO quiere decir que María haya sido condenada, sino que “salve” era un saludo que se les daba a las personas importantes.

Lucas 1:40  “Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. 41 Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo 42 y exclamó en alta voz: ¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”

¿Será malo repetir lo que dijo el Espíritu Santo en boca de Isabel?

*Santa María*

“Santa María” no aparece en la biblia, pero si, en desglosado. Por eso decimos que María es Santa.

Romanos 8:30  “Así pues, a los que él eligió los llamó (la Virgen); a los que llamó los hizo justos y santos (la Virgen); a los que hizo justos y santos les da la Gloria.” (La Virgen)

Si ella tiene al Santo de los Santos dentro de su corazón ¿su vida es Santa o no? ¡Claro que sí!

*Madre de Dios*

       Los testigos de Jehová cuestionan si es madre de Dios: “No puede ser madre de Dios porque a Dios nadie lo hizo y si yo digo que María es madre de Dios, estoy diciendo que María hizo a Dios.”

Mamá NO significa la que hace al hijo, porque una mamá no le hace al niño los ojos, luego las manos, los pies, etc. Más bien, lo engendró.

María SI es madre de Dios, no lo hizo, lo parió.

¿Y dónde dice que lo parió?

Mateo 1:23  “La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa: Dios-con-nosotros.” (Entonces, si María lo parió, significa que es Madre.)

         

El católico NUNCA dice que María hizo a Dios, el católico dice: “María llevó en el vientre a un niño que es el Emmanuel.

Bíblicamente:

Lucas 1:43  “¿Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor? (Para Isabel, Jesús era su Señor)

Juan 20:28  “Tomás exclamó: Tú eres mi Señor y mi Dios.”

*Ruega por nosotros*

Juan 2:3  “Sucedió que se terminó el vino preparado para la boda, y se quedaron sin vino. Entonces la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. 4 Jesús le respondió: ¿Qué quieres de mí, Mujer? Aún no ha llegado mi hora.

5 Pero su madre dijo a los sirvientes: Hagan lo que él les diga.”

Los Santos pueden rogar, la Virgen puede rogar, los muertos pueden rogar.

Apocalipsis 5:8  “Cuando lo tomó, los cuatro Seres Vivientes se postraron ante el Cordero. Lo mismo hicieron los veinticuatro ancianos que tenían en sus manos arpas y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones del los santos.”

 

Lucas 16:27  “El otro replicó: Entonces te ruego, padre Abraham, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, 28 a mis cinco hermanos: que vaya a darles su testimonio para que no vengan también ellos a parar a este lugar de tormento.” (Ruego de los muertos)

 

*Los pecadores*

1 Juan 1:10  “Si dijéramos que no hemos pecado, sería como decir que él miente, y su palabra no estaría con nosotros.”

 

*Ahora*

          Porque ella puede rogar como rogó por los que estaban en las bodas de Caná.

*Y en la hora de nuestra muerte*

          ¿Quién fue la que acompañó a Jesús en la muerte al pie de la cruz?:

Juan 19:25  “Cerca de la cruz de Jesús estaba su madre, con María, la hermana de su madre, esposa de Cleofás, y María de Magdala.”

          Si usted no quiere que ella ruegue a la hora de su muerte es problema suyo. Si yo quiero que ella ruegue a la hora de mi muerte, déjeme tranquilo morir como Jesús al lado de su madre.

          Por eso lo que nosotros repetimos está fundamentado con capítulos y versículos en la biblia y NO es vana palabrería, está en las sagradas escrituras. Porque la palabra de Dios es para que meditemos, para que nosotros oremos con ella.

Letanías con base bíblica indirecta o no evidente.

Las siguientes letanías requieren una observación más detallada, pues son el resultado de una exégesis más aguda.

Decidí agruparlas de acuerdo a su origen, i.e. de acuerdo a aquella verdad acerca de la Virgen de que proviene cada letanía.

Llena de gracia:

Esta es la parte donde más necesito la imaginación del lector. Vamos a observar, a meditar lo que quiere decir "Llena de Gracia".

Lo primero que pensamos es que Dios le concedió a María abundantes dones y gracias espirituales, virtudes, etc.


¿Por qué? Por Quién iba a ser el Huésped. Se trata ni más (porque no se puede) ni menos que el Verbo encarnado, el Logos eterno del Padre.


Por tanto, María es adornada de todas las gracias y dones espirituales en función de Jesús.

Esto requiere masticarlo despacio, veamos:

El vocablo griego Kejaritomene (Κεχαριτομενη) es mucho má profundo de lo que imaginamos a primera vista, significa la plenitud de la gracia lo cual es bastante fuerte; es el único lugar de la Escritura donde se utiliza este vocablo; más aún, en toda la literatura griega antigua aparece unas doce veces (Ponce Cuéllar, Miguel; María p.100 -nota al pie: 2- ver Bibliografía hasta arriba).

Haciendo una extensión a la palabra gracia podemos decir que la mayor gracia recibida por María no es la plenitud de la gracia sino Aquel que es Fuente de la gracia.

Jesús es la plenitud de la Gracia, y María tiene a Jesús en plenitud. Necesitamos un poco de imaginación para ver esto, María lleva a Jesús por dentro, imagniemos la escena, en la que la doncella de Nazaret está encinta, imaginémosla con seis meses de embarazo, i.e. que ya se nota a simple vista; ahora meditemos Quién está en su vientre... ¿No es la mayor de las gracias llevar a Jesús dentro?

Con esta imagen en la mente, podremos comprender muchos de los títulos que la Iglesia le atribuye a María, los cuales giran en torno a estos dos: Arca de la Alianza y Madre de Dios.

  • Arca de la Alianza:

    • Casa de oro (adornada con gracias espirituales que son simbolizadas por el oro como el Arca-símbolo era de oro físico).

    • Vaso espiritual (que contiene al Verbo).

    • Vaso digno de honor (por el contenido).

    • Vaso insigne de devoción.

    • Puerta del Cielo (que se abre para que venga Cristo).

    • Salud de los enfermos (por traer a Cristo, nuestra salud).

    • Consuelo de los aflijidos (por traer a Cristo, nuestro consuelo).

    • Refugio de los pecadores (quien se refugia en María, encuentra a Cristo, y está protegido del maligno).

    • Auxilio de los cristianos (¡qué mejor ayuda para un cristiano que traerle y recordarle la presencia del Redentor!).

  • Arca de la Alianza.

Este término es de uso muy antiguo y de significación muy profunda. Lo utiliza Lucas en su relato de la visitación de María a su prima Isabel, y lo utiliza Juan en el Apocalipsis.

Antes de detenernos en la antigüedad y uso de esta expresión vamos a usar la imaginación nuevamente.

¿Qué era el Arca para los Israelitas? El Arca era una "caja" mandada hacer por Dios (Ex 25,10-22) con el propósito de comunicarle a Israel sus oráculos desde el Arca (Ex 25,22).

El Arca contenía lo más valioso para los judíos; las tablas de la ley (Ex 40,18-21), la vara de Aarón (Núm 17,16-26) y el maná que con que Dios los alimentó en el desierto (Ex 16,32-34). En resumen, el Arca era el signo de la presencia de Dios.

Ahora bien, María lleva en el vientre algo mucho más valioso que todo esto. María lleva en su seno al Autor de la Ley, lleva en sus entrañas al que colgó de un madero para salvar al mundo; y de su ser tomo carne el Pan Vivo bajado del Cielo que da la Vida Eterna.

Por esto María es el Tabernáculo donde habita el Señor, y de aquí surgen varias letanías, vivas expresiones del pueblo cristiano a lo largo de los siglos y que son propuestas por la Iglesia para instrucción nuestra:

María es todo esto por ser la portadora de Dios por ser el Arca de la Nueva Alianza...

Merece mayor reverencia y mayor fiesta que la recibida por el Arca antigua en Sam (2 Sam 6, 1-ss) donde vemos a David y a todo Israel en canto, danza y procesión delante del Arca-símbolo.

Así es la manifestación del cariño que el pueblo cristiano le tributa a esta Arca-mujer que es la verdadera...
"la que contiene al que los cielos no pueden contener".

Para terminar, una muestra de que esto es una creencia firme de la antiguedad cristiana, contemporánea al establecimiento del canon de las Escrituras, es esta cita: "O, Virgen María, tú eres el Arca, el cofre de oro que contiene la verdadera maná, es decir, la carne en que reside la divinidad" (San Atanasio de Alejandría 295-373).

  • Madre de Dios:

    Dado que Cristo es Dios (Jn 1,1) y María es madre de Cristo, María es madre de Dios, la discusión de este tema exede a este artículo.

    Ya se expusieron casi todas las letanías que llevan por título "madre" en otra sección. Sólo agrego una.

    Madre admirable: Invito al lector a leer la sección titulada Letanías con base bíblica evidente y ponga atención a aquellas en que se nombra a María con el título de "madre". Creo que el argumento habla por sí sólo.

  • Reina (gebirah):

    Ya se explicó la palabra en la sección Piezas sueltas por tanto me limito a mencionar una que parece que no tiene nada que ver: Virgen Poderosa.

    María es Virgen (cf.Is 7:14; Mt 1:18.20-23; Lc 1:26) y es Madre (cf. Is 7:14; Mt 1:18.20-23; Lc 1:26-38) del Rey (cf. Jn 18:37), de Dios (cf. Jn 1:1) que ordenó honrar y obedecer a los padres (cf. Ex 20:12; Lev 20:9; Dt 4:16) ¿De qué manera va a cumplir el mandamiento Aquel que lo instituyó?

  • La respuesta está prefigurada en el A.T.; pues Jesús es el Hijo de David, en Salomón y su madre, cuyo poder está basado en los lazos maternos... no en la autoridad ni en el poder mismo... sino en el amor.

    La figura se vuelve realidad en el N.T.; en las bodas de canaa, símbolo del culmen de la Nueva Creación en Cristo...Ya no tienen vino... Mujer, eso a nosotros ¿qué?... Hagan lo que Él les diga... Y se obró el milagro (cf. Jn 2:1-12). El resultado fueron Las Bodas del Cordero.

    La realidad crece en el momento en que Jesús en el suplicio de la Cruz (cf. Jn 19,25-27) le asigna un papel especial. Mujer, he ahí a tu hijo... Juan, he ahí a tu madre... El discípulo amado es el que escucha a Jesús (cf. Jn xx,yy); por tanto el regalo de María fue a todos los creyentes, como si dijera: Ya me pariste y me cuidaste a mí, ahora pare virginalmente y cuida de mi cuerpo místico que es la Iglesia.

    Desde ese momento, María se vuelve referencia obligada para conocer afondo al Maestro, como lo hiciera Lucas; y cuidó maternalmente de su Cuerpo Místico, cuando estaba por nacer, en el cenáculo, en la espera del Paráclito (cf. Hch 1:14).

    Finalmente, la recompensó y la coronó y se la llevó, porque ¿Cómo está Dios sin su Arca? El que mandó honrar a los padres, El que lavó los pies a sus discípulos, el que nos dejó un mandamiento Nuevo: Ámense los unos a los otros... El que decidió que la caridad nunca pasará (cf. 1 Cor 13:8) ¿qué hizo con su madre?

    Se la llevó a la Gloria y la coronó para que reine como Betsabe con Salomón (cf. Ap 11:19-12:1) pero de un modo más perfecto en el Reino de su Padre.

  • Reina elevada al Cielo:

    Este tema en particular es muy extenso y la demostración acabada rebasa mis capacidades: el dogma de la Asunción de María.

    Me limito a ilustrar algunos puntos por los que creo que está apoyado en la Sagrada Escritura.

    Decíamos arriba que María es el Arca-mujer de la nueva alianza.

    Y también mencionamos que el Arca está en el cielo como una gran señal (cf. Ap 11:19-12:1).

LAS 15 PROMESAS DE LA VIRGEN MARÍA A QUIENES RECEN EL SANTO ROSARIO 

¿Alguna vez habías oído acerca de las 15 promesas de la Virgen María a quienes rezaran el Santo Rosario regularmente?

Cuando nuestra bendita Madre se apareció ante Santo Domingo y le dio la devoción del Santo Rosario, ella también le dio 15 promesas de beneficio espiritual a aquellos que lo rezaran.

Muchos historiadores discuten sobre la veracidad de estas promesas ya que no se tiene evidencia de ellas sino hasta dos siglos después de la muerte de Santo Domingo de Guzmán. Sin embargo nos sirven como una inspiración más para rezar el Santo Rosario.

Estas son las 15 promesas:

1) El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

2) Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

3) El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.

4) El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

5) El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.

6) El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.

7) Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.

8) Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.

9) Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.

10) Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.

11) Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12) Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13) Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.

14) Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

15) La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.

A continuación muestro aquellas letanías que según mi parecer, encuentran su fundamenteo bíblico de manera evidente: