JESUCRISTO ES DIOS

 

¿Por qué vinieron los Reyes y lo adoraron?

Mateo 2:11  “Al entrar a la casa vieron al niño con María, su madre; se arrodillaron y le adoraron. Abrieron después  sus cofres y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.”

  • Oro: Porque es Rey

  • Incienso: Porque es Dios

  • Mirra: Porque es Mortal

Mateo 28:18  “Jesús se acercó y les hablo así: Me ha sido dada toda autoridad en el Cielo y en la tierra.”

Colosenses 1:15  “Él es la imagen del Dios invisible, y es el Primogénito de toda la creación,”

Juan 1:14  “Y el Verbo se hizo carne, puso su tienda entre nosotros, y hemos visto su Gloria: la Gloria que recibe del Padre el Hijo único; en él todo era don amoroso y verdad.”

Colosenses 2:9  “En él reside toda la plenitud de Dios corporalmente.”

Juan 18:6  “Cuando Jesús les dijo: Yo soy, retrocedieron y cayeron al suelo.

Juan 20:28  “Tomás exclamó: Tú eres mi Señor y mi Dios.”

Juan 8:56  “En cuanto a Abraham, padre de ustedes, se alegró pensando ver mi día. Lo vio y se regocijó.”

Juan 5:18  “Y los judíos tenían más ganas todavía de matarle, porque además de quebrantar la ley del sábado, se hacía a sí mismo igual a Dios, al llamarlo su propio Padre.”

Juan 10:29  “Aquello que el Padre me ha dado lo superará todo, y nadie puede arrebatarlo de la mano de mi Padre. 30 Yo y el Padre somos una sola cosa.”

 

Testigos de Jehová: “Jesús es un Dios chiquito”

Juan 1:1  “En el principio era el Verbo (la Palabra), y el Verbo estaba ante Dios, y el Verbo era Dios. 2 Él estaba ante Dios en el principio.”

 

Juan 17:5  “Ahora, Padre, dame junto a ti la misma Gloria que tenía a tu lado antes que comenzara el mundo.”

 

Escuchen Testigos de Jehová:

Juan 8:47  “El que es de Dios escucha las palabras de Dios; ustedes no las escuchan porque no son de Dios.”

Hebreos 1:3  “Él es el resplandor de la Gloria de Dios y la impronta de su ser.”

Hebreos 1:5  “En efecto, ¿a qué ángel le dijo Dios jamás: Tú eres mi Hijo, yo te he dado la vida hoy? ¿Y de qué ángel dijo Dios: Yo seré para él un Padre y él será para mí un Hijo? 6 Al introducir al Primogénito en el mundo, dice: Que lo adoren todos los ángeles de Dios.

7 Tratándose de los ángeles, encontramos palabras como éstas: Dios envía a sus ángeles como espíritus, a sus servidores como llamas ardientes.

8 Al Hijo, en cambio, se le dice: Tu trono, oh Dios, permanece por siglos, y tu gobierno es gobierno de justicia. 9 Amas la justicia y aborreces la maldad; por eso, oh Dios, tu Dios te consagró con óleo de alegría, con preferencia a tus compañeros.”

Génesis 1:26  “Dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza…”

 

En verdad Jesús ¿es Dios?

 

Una pregunta que luego de casi veintiún siglos muchos se siguen haciendo. Las Sagradas Escrituras nos dan la respuesta.

Sí, Jesucristo es Dios; es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad (Verbo o Hijo) hecho hombre por nosotros.

Las palabras y obras de Jesús revelan su divinidad.

Algunas religiones reconocen a Jesús solo como un "gran hombre" o "profeta" y no como Dios. Eso sería imposible si tomamos en cuenta que Jesús habló y actuó como Dios. Si no fuera Dios, entonces sería un loco o mentiroso y blasfemo, tal como decían sus enemigos.

Jesús dice:

"Yo y el Padre somos uno" (Jn 10, 30)

Dios reveló su nombre como: "Yo soy". "Dijo Dios a Moisés: "Yo soy el que soy". Y añadió: "Así dirás a los israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros". (Éxodo 3,14; Cf. Os 1,9). Jesús muchas veces declaró sobre sí mismo: "Yo Soy". Sus palabras no dejan duda de que se trata del mismo "Yo Soy" absoluto que solo le pertenece a Dios.

"Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo" (Jn 8,23, cf Jn 17,14)
"Porque si no creéis que Yo Soy, moriréis en vuestros pecados" (Jn 8,24)

"Antes de que Abraham existiera, Yo Soy" (Jn 9,58)

"Soy luz del mundo" (Jn 9,5)

"Os lo digo desde ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, creáis que Yo Soy". Jn 13,19

Muchas otras palabras de Jesús manifiestan su divinidad:

"Ahora, Padre, dame junto a Ti la misma Gloria que tenía a tu lado antes que comenzara el mundo" (Jn 17,5)

"Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy" (Juan 8,28)

"¿No crees que estoy en el Padre y que el Padre está en Mí?" (Jn 14,10)

"Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá" (Jn 11,25); solo Dios puede decir esto

"Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada". (Jn 15,5). Solo Dios puede decir esto

Jesús se declara "Hijo de Dios"

"¿Cómo le decís que blasfema por haber dicho: "Yo soy Hijo de Dios"?" (Jn 10,36)
(Los judíos acusaban de blasfemo a uno que decía que Jesús es "Hijo de Dios". Ellos saben que ese título solo puede designar a quien es divino. Jesús, sin embargo lo defiende.)

Pero Jesús seguía callado. El Sumo Sacerdote le dijo: "Yo te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios." Dícele Jesús: "Sí, tú lo has dicho. Y yo os declaro que a partir de ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo". Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestidos y dijo: "¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia. (Mateo 26,63)
Relato del juicio final: Cf. Mt 25

Tomás le dice a Jesús resucitado: "Señor mío y Dios mío". Dícele Jesús: "Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído." (Jn 20,28-29). Tomás explícitamente reconoce que Jesús es Dios. Jesús responde afirmando su divinidad: "Porque me has visto has creído".

La Biblia afirma la divinidad de Jesús

Aquellos que dicen creer en la Biblia y niegan la divinidad de Jesús se contradicen.

"En el principio era la Palabra ... y la Palabra era Dios" (Jn 1,1, Cf. Jn 14)

"En El reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente" (Col 2, 9)

"Cristo... está por encima de todas las cosas, Dios bendito por los siglos" (Rom 9, 5)

"Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer" (Gálatas 4,4)

"Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado inteligencia para que conozcamos al Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida eterna" (1 Jn 5, 20)

Jesús = Dios y Salvador. -II Pedro 1,1: "Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo les ha cabido en suerte una fe tan preciosa como la nuestra".

Imagen visible del Dios invisible. -Col 1, 15-17: "El es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él, él existe con anterioridad a todo, y todo tiene en él su consistencia".

Dios se hizo hombre. -Flp 2,6-7: "El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre".

El gran Dios y Salvador. -Tito 2,13: "Aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo"

Su trono es eterno. -Hb. 1, 8: "Pero del Hijo: Tu trono, ¡oh Dios!, por los siglos de los siglos; y: El cetro de tu realeza, cetro de equidad."

Jesús es:

Eterno (cf. Jn 1, 1-2; 8, 58; 17, 5 - Col 1. 17)

Inmutable (cf. Hb 13, 8)

Omnisciente (Conoce todo) (cf. Jn 1, 48; 2, 25; 6, 64; 14, 10)

Todopoderoso (cf. Mt 28, 18; Mc 4, 39; Hb 1, 3)
 

Decid a los de corazón intranquilo:
¡Animo, no temáis!
Mirad que vuestro Dios
viene vengador;
es la recompensa de Dios,
él vendrá y os salvará.
-Isaías 35,4

Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, "Aquel que es,
que era y que va a venir", el Todopoderoso.
-Apocalipsis 1,8

Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto.
El puso su mano derecha sobre mí diciendo:
"No temas, soy yo, el Primero y el Ultimo
el que vive; estuve muerto, pero ahora estoy vivo
por los siglos de los siglos,
y tengo las llaves de la Muerte y del Hades.
-Apocalipsis 1,17-18