EL DIEZMO

El diezmo que cobran los protestantes NO es correcto

La cita más importante para los protestantes es:

Malaquías 3:10  “Entreguen, pues, la décima parte de todo lo que tienen al tesoro del templo, para que haya alimentos en mi casa…”

          Hay muchas citas bíblicas que hablan del diezmo, pero ninguna habla de que tenemos que guardarlo. (Todo el Antiguo Testamento)

          Nosotros pertenecemos a la Nueva Alianza, porque Cristo Jesús NO mandó guardar el diezmo.

          En la Iglesia Católica SI se enseña a guardar el diezmo pero NO como los protestantes; porque en el Antiguo Testamento el diezmo era obligatorio y era la décima parte. En el Nuevo Testamento NO es obligatorio y NO debe ser la décima parte, es lo que nosotros podamos dar.

          En la biblia o Antiguo Testamento no nos enseña que el diezmo es obligatorio, sino, libremente; entonces por eso los protestantes dicen: “los católicos no dan el diezmo”.

Aquí veremos para quien se cobraba el diezmo y quién lo cobraba.

Deuteronomio 26:12  “En el tercer año, año del diezmo, cuando hayas acabado de separar el diezmo de todas tus cosechas y se lo hayas dado al levita, al forastero, a la viuda y al huérfano, para que lo coman en tu misma ciudad hasta saciarse, 13 dirás en presencia de Yavé: *He sacado de mi casa lo que pertenece a Yavé: se lo he dado al levita, al forastero, al huérfano y a la viuda, según los mandamientos que me has dado. No he traspasado ninguno de ellos ni los he olvidado. 14 De lo que quedaba no he comido nada durante mi duelo, nada hay impuro en él, nada he ofrecido a los ídolos, sino que he obedecido la voz de Yavé, mi Dios, y he obrado en todo como me lo habías mandado.”

Levitas: De la tribu de Leví y eran los sacerdotes.

Hebreos 7:5  “Solamente los sacerdotes de la tribu de Leví están facultados por la Ley para cobrar el diezmo de manos del pueblo, es decir, de sus hermanos de la misma raza de Abrahán.”

Si no es sacerdote y está recibiendo el diezmo ¿qué está haciendo? ¡Robando!

          En el nuevo testamento Jesucristo manda a los apóstoles con orden a NO cobrar el diezmo.

 

Mateo 10:8  “Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos y echen los demonios. Ustedes lo recibieron sin pagar, denlo sin cobrar. 9 No lleven oro, plata o monedas en el cinturón. 10 Nada de provisiones para el viaje, o vestidos de repuesto; no lleven bastón ni sandalias, porque el que trabaja se merece el alimento.”

Jesucristo habla fuerte de todos aquellos que cobran el diezmo y así los trata:

Mateo 23:23  “¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes pagan el diezmo hasta sobre la menta, el anís y el comino, pero no cumplen la Ley en lo que realmente tiene peso: la justicia, la misericordia y la fe. Ahí está lo que ustedes debían poner por obra, sin descartar lo otro.”

Mateo 23:13  “Por lo tanto, ¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! 15 Ustedes recorren mar y tierra para ganar un pagano y, cuando se ha convertido, lo transforman en un hijo del demonio, mucho peor que ustedes.”

 

Mateo 23:27  “¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes son como sepulcros bien pintados, que se ven maravillosos, pero que por dentro están llenos de huesos y de toda clase de podredumbre. 28 Ustedes también aparentan como que fueran personas muy correctas, pero en su interior están llenos de falsedad y de maldad.”

Versículo 33   “¡Serpientes, raza de víboras!, ¿cómo lograrán escapar de la condenación del infierno?

Marcos 7:7  “El culto que me rinden de nada sirve; las doctrinas que enseñan no son más que mandatos de hombres. 8 Ustedes descuidan el mandamiento de Dios por aferrarse a tradiciones de hombres. 9 Y Jesús añadió: Ustedes dejan tranquilamente a un lado el mandato de Dios para imponer su propia tradición. 10 Así, por ejemplo, Moisés dijo: Cumple tus deberes con tu padre y con tu madre, y también: El que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte. 11 En cambio, según ustedes, alguien puede decir a su padre o a su madre: Lo que podías esperar de mí es *consagrado*, ya lo tengo reservado para el Templo.”

“Que la familia se muera de hambre, pero yo tengo que darle el diezmo al pastor (tradiciones)”

Los protestantes citarán:

Hechos 4:34  “Entre ellos ninguno sufría necesidad, pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero 35 y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según  las necesidades de cada uno…” (Los protestantes dicen: “La gente vendía lo que tenía y lo ponía al pié de los apóstoles y los nuevos apóstoles somos nosotros ¡Aleluya, Amén, Gloria al Señor!”)

 

2 Corintios 11:7  “¿No habrá sido mi pecado el haberme rebajado para que ustedes crecieran? Yo les he entregado el Evangelio sin cobrarles nada.”

1 Corintios 9:18  “Entonces, ¿cómo podré merecer alguna recompensa? Dando el Evangelio gratuitamente, y sin hacer valer mis derechos de evangelizador.”

2 Corintios 9:6  “Miren: el que siembra con mezquindad (tacaño) cosechará, y el que siembra sin calcular, cosechará también fuera de todo cálculo. 7 Cada uno dé según lo que decidió personalmente, y no de mala gana o a la fuerza, pues Dios ama al que da con corazón alegre. 8 Y poderoso es Dios para bendecirles de mil maneras, de modo que nunca les falte nada y puedan al mismo tiempo cooperar en toda obra buena. 9 La Escritura dice: Repartió, dio a los que tenían hambre; sus obras buenas permanecen para siempre. 10 Si Dios proporciona la semilla al que siembra y el pan que va a comer, les dará también a ustedes la semilla y la multiplicará, y hará crecer los brotes de sus virtudes. 11 Sean ricos en todo, den con generosidad, y nosotros lo transformaremos en acciones de gracias a Dios.”

Timoteo 6:3-12  “Si alguno enseña en otra forma y no se atiende a las palabras auténticas, que son las de Cristo Jesús, nuestro Señor, y a la enseñanza que honra a Dios, 4 está cegado y no entiende nada. Ese padece la enfermedad de las discusiones y cuestiones inútiles, de donde proceden envidias, discordias, insultos, desconfianzas 5 y altercados propios de los que tienen la mente pervertida. Están tan lejos de la verdad que para ellos la religión es un puro negocio…”

 

La raíz de todos los males es el dinero